Verano de 1995, en el transcurso de las obras de restauración de la iglesia de San Pedro de Siresa, al retirar un altar de mampostería apareció este cristo del siglo XIII, desmontado y con clara intención de guardarlo, no se sabe cuando, porqué ni quién lo hizo. Una vez restaurado volvió a la misma iglesia, donde se exhibe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here