Este reportaje complementa el realizado en los años 80, en parte realizado para la publicación “Signos – Arte y cultura en el altoaragón medieval”, últimas restauraciones dirigidas por el arquitecto José Miguel Ferrando Vitales y ante el conocimiento del traslado del cenobio, me apresuré,  con la ayuda de sor Núria, última abadesa que lo dirigió, a fotografiar partes que faltaban, dentro de lo permisible . En 2007 lo adquirió la Fundación Progea que lo gestiona en la actualidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here